Quinto núcleo: 28 de junio al 1 de Julio

RETOS DE LA VIDA RELIGIOSA. NUESTRA MISIÓN HOY


Comenzamos este núcleo, con el aporte que nos ofrece la Hna Luica, del Grupo Ruaj, Carmelita Vedruna., “Desafíos de la vida consagrada hoy. La fecundidad de la misión en nuestro momento”. Su aporte es también enriquecido con los autores actuales, que van iluminando el camino en la Iglesia: Ser buscadoras de Dios, La cultura del encuentro, La profecía en la Vida Consagrada, Aventura conjunta y compartida, Salir a las periferias existenciales, Anuncio a los jóvenes y Despertar la creatividad: ¡tenéis una gran historia que construir!

Y el broche de oro, lo puso nuestra hermana, coordinadora general, Lillian que nos acompañó, en esta última etapa: Nos invita a mirar la Congregación y descubrir los desafíos que hoy nos están urgiendo a dar respuesta. En grupos y luego en asamblea compartimos, con mucha transparencia y coincidencia, lo que sentimos como tales. Lilian, nos ilumina y desde su experiencia, comparte su visión:

  • Vivimos en un mundo global, interconectado y cambiante. Es un cambio de época y debemos apostar por lo que crea humanidad, cultivar la conciencia global, ecológica, solidaria; poniendo atención a lo que pasa en nuestra casa común, sobre todo en las personas que sufren violencia y exclusión, en especial las mujeres.
  • Pertenecemos a una congregación internacional. Debemos fortalecer nuestro sentido de cuerpo, la pertenencia al mismo, la interdependencia y la interconexión. Crecer en interculturalidad, promover el diálogo y vivencia intergeneracional. Estar abiertas al cambio, a lo diferente, a nuevas maneras de pensar y actuar. Potenciar la comunicación multilingüe y el aprendizaje de lenguas y de las tics.
  • Cómo afrontar la situación precaria que se está viviendo en la congregación. Necesitamos crecer en la conciencia del poder significativo y trasformador de nuestro carisma. Releer y actualizar los elementos nucleares del carisma y llevarlos a la vida. Afrontar con visión de futuro la situación actual de la congregación con una mirada global, ecológica y solidaria. Potenciar y testimoniar la dimensión profética y testimonial de nuestra vida personal, comunitaria e institucional como seguidoras de Jesús en Nazaret. Vivir como hermanas con amor, acogida, respeto, perdón…Cultivar la interioridad y el espíritu de discernimiento, promover la misión compartida, el laicado josefino, acompañando y apoyando su organización, formación e iniciativas. Establecer alianzas con otras instituciones, trabajando a favor de la mujer, de la justicia, paz e integración de la creación.
  • Ser mujeres con las mujeres. Trabajar desde la perspectiva de género para que nos ayude a reconocer y crecer en nuestro ser de mujeres en sintonía con otras mujeres. Formarnos y capacitarnos para acompañar procesos de empoderamiento. Crecer en la conciencia de nuestro lugar en la iglesia, discernir y priorizar en la congregación proyectos en favor de la mujer.

Culminó su compartir haciéndonos una llamada de esperanza y la invitación a llevar a nuestras comunidades la experiencia gratificante de este mes de encuentro gozoso con Dios, entre nosotras, con las comunidades de Salamanca, Zamora, Barcelona y Girona y del resto de la congregación que nos acompañaron con su cercanía y oración.

El día 30 por la mañana, acompañadas por Adela de Cáceres SSJ, hicimos el itinerario josefino en memoria de Santa Bonifacia y el Padre Butinyà SJ, para tener la experiencia de LO QUE CONTEMPLARON SUS OJOS Y LO QUE PISARON SUS PIES. 


En la tarde, compartimos la oración de Vísperas Solemnes del día 1, fiesta Congregacional, con las hermanas de la Comunidad del Colegio de Almarza, junto al sepulcro de nuestra Madre Santa Bonifacia. Y luego, con mucha alegría la merienda fraterna. 

El día 1 celebramos la Santa Misa presidida por el padre Avelino Fernández sj, con hermanas de todas las comunidades de Salamanca. En ella renovamos nuestra consagración y agradecemos con gozo la fidelidad de Dios en estos 50 años de compartir la vida y misión congregacional. Terminamos con un almuerzo compartido. 

Nos despedimos con un fuerte abrazo. 

Mª del Carmen Ordóñez Palacios 
Mª Begoña Pérez Lomas 
Ana Isabel Ángel Huertas 
Silvia Castro Castelo 
Josefina González García.
Nieves Santos García 
Delia Labay Miranda 
Margarita Estévez Ramos 
Fernanda García García 
Eugenia Curto Pérez
Ana Celia Velásquez Vásquez
Isabel Pacho Pacho

Acompañan el grupo:

Yolanda Bocanegra Mendoza
Juana Mª Medina Álvarez




Cuarto núcleo: 18 al 27 de Junio


ENRAIZADAS EN NUESTRO CARISMA HOY BONIFACIA Y BUTIÑÁ. ORAMOS LA VIDA


El día 18 de junio, emprendimos viaje hacia Cataluña para conocer y/o reconocer las raíces familiares de Butinyà y profundizar en su persona y obra. Lo hicimos con mucha alegría y seguridad, porque al grupo se unió una “nueva hermana”, Bonifacia, buena conocedora del camino e impulsora de sueños. 


Nuestras hermanas, las Hijas de san José de Girona nos acogieron con gran cariño fraterno. Ana Romero, fsj, nos acompañó durante nuestra estancia y nos ayudó a cumplir el objetivo. Quedamos encantadas por lo mucho que ha profundizado en la vida y obra del Padre Butinyà; por lo bien que lo sabe transmitir y por las muchísimas veces que hizo que nuestro corazón latiera al unísono. Consideramos que es un momento bueno para las dos Congregaciones




Nuestra primera visita fue a la cripta donde está enterrado el Padre Butiñá. “Mirad la roca de la que fuisteis tallados, la hondura de la que fuisteis extraídos” (Is 51,1). Momento profundo de oración, silencio contemplativo para sentir y gustar su presencia; gozo y agradecimiento, de forma especial, en las hermanas que lo visitaban por primera vez.

El dia 19, Bañolas nos recibió con un sol radiante; un día estupendo para poder contemplar la grandeza y la belleza del lago. 

A la llegada de Can Butinyà, nos recibió junto con las hermanas de la comunidad, “el fill de Banyoles”. Con la emoción de pisar tierra sagrada, dispusimos nuestro corazón para contemplar y sentir la tierna mirada del Padre Butinyà. Seguras de que se alegraba de nuestra presencia y de vernos juntas con las Hijas. 




Con profundo rito de bendición de unas a otras con el agua del lago que pasa por la casa, iniciamos el recorrido por las distintas dependencias. 






Redescubrimos al hombre familiar que vibra con lo suyo y los suyos, al seguidor de Jesús trabajador de Nazaret, al buen jesuita, al misionero incansable, al apóstol de los/as trabajadores/as, al científico y escritor, al fundador que se desvivió para que sus hijas realizaran el sueño que Dios había puesto en su corazón. 

Después de una fraternal comida con las Hijas frente al lago, dimos un paseo en barca y “como si presente me hallara”, nos resonaron sus palabras: “Cuando con la imaginación contemplaba el pintoresco lago de mi villa... no podía por menos de admirar la grandeza y bondad infinita del Creador que tan bella morada fabrica” (La venganza del mártir).




El día 20, después de un largo recorrido para conocer la Casa madre de la Hijas, y despedirnos del Padre con una oración, emprendimos viaje hacia Manresa, a la “Santa Cueva” para hacer cinco días de oración. Nos acompañó el Padre Francesc Riera, jesuita. 

Fueron días de mucho silencio interior, de oración, de paz, de encontrarnos sin prisas y sin preocupaciones con nosotras mismas y con el Señor, que después de 50 años nos sigue diciendo: TÚ, SIGUEME. Días para decirle, “donde TÚ quieras”. Días para sentirnos fortalecidas en la debilidad. Días de acción de gracias porque hemos experimentado que “el Señor ha estado grande con nosotras y estamos alegres” 




Nos alegró estar en la Iglesia, ante el altar de san José, en el que sabemos decía la misa a las obreras el Padre Butiñá y en la Cova de Ignacio en la que sin duda muchas veces rezaría a Dios por sus Hijas y sus Siervas.


Y nos despedimos de Manresa, con una visita a nuestras hermanas las Hijas de san José. Nos enteramos de que esta casa fue adquirida gracias a los donativos del salmantino D. Fulgencio Tabernero, amigo y bienhechor del Padre Butinyà.



El día 26, lo pasamos en Barcelona. Nos encontramos con las hermanas de Sant Vicenç dels Horts y de Hospitalet, disfrutamos del encuentro, comimos con ellas, visitamos la casa de la Comunidad de Hospitalet y nos acompañaron en la visita turística a la ciudad. 








Gozamos con la visita al Templo de la Sagrada Familia. Quedamos maravilladas de la gran obra arquitectónica, teológica y catequética de Gaudí y que gracias a las explicaciones de una simpática e ilustrada guía pudimos admirar y comprender mejor. Nos faltó tiempo para contemplar tanta belleza... 







Tercer núcleo: 11 al 17 de Junio


“ANDA BUSCANDO JESÚS QUIEN LE AME, QUIEN PADEZCA CON EL, QUIEN LE SIGA”








Esta frase para Bonifacia es la esencia profunda que marca su seguimiento de Jesús en fidelidad. Estamos entrando en ese misterio que ubica todo nuestro ser vocacional por el que hemos dejado toda otra posibilidad de dar sentido a nuestra existencia hasta el día de hoy.






Después de 50 años de entrega al proyecto de Jesús en Nazaret, es Rosario Hernández quien nos sorprende con su experiencia de vida cada vez más auténtica, desde lo más íntimo de su corazón y que con tanta sencillez comparte con nosotras. Su vivencia guardada día a día en lo cotidiano y en el estudio asiduo de las fuentes de la Congregación, experimenta el encuentro con Dios y el espíritu de Bonifacia, nos hace vibrar al motivarnos desde la fe que mueve su ser a amar este proyecto en la persona admirable de Bonifacia.

El contacto con la realidad fundacional durante la visita a la casa de Santa Teresa: taller, capilla, museos y el compartir con nuestras hermanas mayores, el espíritu de Bonifacia nos da la oportunidad de adentrarnos en la dinámica misma de la experiencia de Nazaret.




¡Qué ambiente de paz, de serenidad, de alegría, de fe, y el olor a raíces profundas sembradas por nuestros fundadores asumiendo la contrariedad de la realidad vivida y sufrida por nuestra Fundadora! 



Adela de Cáceres nos hace ver que escuchando a Bonifacia hablar con la vida, nos toca más hondo si la escuchamos con el corazón. Nos la presenta como la mujer de ojos abiertos y manos trabajadoras, atenta a la vida, mujer contemplativa que se encuentra con Dios en lo cotidiano. Para Bonifacia, todo es presencia de Dios como lo expresa la frase: “Para estar unidas con Dios no hay mejor cosa que andar siempre en su presencia.”

El viaje a Zamora nos pone en contacto con lo más auténtico de la personalidad de Bonifacia y su obra. Con Pilar Mateos, hicimos el itinerario que Bonifacia y su madre debieron realizar a su llegada a Zamora. Nos muestra los lugares “sagrados” en los que sentimos más fuertemente su presencia. Nos comunica su entusiasmo por lo que ella considera una bendición privilegiada para su tierra natal. Largos ratos de oración en la habitación donde murió Bonifacia y en la capilla donde pudimos escuchar con el corazón, los diálogos, las quejas y coloquios de amor con el Cristo que colocaba sus experiencias en lo más profundo de su ser para valorarlas y transcenderlas agradecida.

Carmen Soto comparte con sencillez su experiencia recogida a través del estudio bíblico y teológico del proceso que nos hace descubrir el paso de Dios por la vida y obra de nuestros Fundadores. Logra entregarnos un profundo estudio comparativo con el pueblo de Israel que acompañado por su Dios le agradece y se rinde a su plan amoroso, y nos ubica vocacionalmente en este misterio de liberación y de gracia salvadora para quien le sigue a la luz del Espíritu que también movió a nuestros Fundadores a poner en el mundo la huella imborrable de su presencia encarnada en una realidad tan difícil para los más pobres especialmente trabajadores y con rostro de mujer. Ahí, Dios proyecta su ser femenino como madre que se preocupa por su pueblo para salvarlo.



Eulalia Ramírez, nos coloca frente al celo apostólico de Butiñá que brota de su paz interior y se hace heroico e incansable hasta el final de su vida.

Con María de los Ángeles González concluimos la semana, toca nuevamente nuestra esencia vocacional ayudándonos a iluminar y profundizar en el Modelo Orgánico de Gobierno. Pone toda la fuerza en la vivencia de la Comunidad-Taller en la que se realiza y se construye el modelo haciéndonos a todas corresponsables e interdependientes. La Comunidad es la célula viva donde se realiza el carisma.

El encuentro con las Comunidades-Taller de Salamanca y Zamora ha sido experiencia gozosa del compartir del Taller hermanando oración y trabajo en lo cotidiano.






Como grupo de Bodas de Oro, seguimos muy agradecidas a Dios y a la Congregación profundizando esta experiencia de vida de 50 años como proyecto de Dios en fidelidad y aprovechando al máximo todo lo que se nos regala. Gracias a todas nuestras hermanas que están haciendo posible esta experiencia.





Segundo núcleo: 8 al 10 de Junio

SEGUIDORA DE JESÚS EN COMUNIDAD TALLER 


Relectura de votos en comunidad

El día ocho iniciamos este segundo módulo ambientándolo con la oración de la mañana que nos invitaba a abrir el corazón a su Palabra y retomar llamadas y desafíos 




Los textos de José Antonio García, SJ y las exposiciones de Laura Uriarte, Carmelita de Vedruna; nos ayudan a actualizar la relectura de los votos como el seguimiento radical de Jesús y en diálogo con la sociedad contemporánea facilitándonos detectar los autoengaños.



Subrayaron la pobreza testimonial en solidaridad con los empobrecidos, vivir el amor célibe amando con ternura. Cuidando y cultivando el tiempo dedicado al Señor.



Progresivamente hemos ido ahondando en los votos al filo de Nazaret, subrayando la dimensión profética actualizada en el cuidado de los más pequeños y el compromiso con la defensa de la justicia y la dignidad humana. Profundizamos asimismo en la vida comunitaria como espacio donde se recrea el Reino y lo hacemos creíble desde la comunión y el discernimiento profético.



La exhibición de bailes por la tarde y chistes en el encuentro con Hnas. Mayores da colorido a la tarde del domingo.








Primer núcleo: 1 al 7 de Junio



15 comentarios:

  1. !Qué alegria verlas y reconocerlas! Mi cercania en esta experiencia de cada una y del grupo, mi deseo que ese "hacer memoria" de tantos años de vida como ssj. vitalice y reanime ese compromiso de hacer Nuevo el Taller, para que todas, podamos seguir haciendo camino en el hoy en ese proyecto de Reino que el Señor nos ha convocado. Desde Medellín donde ahora me encuentro. Un abrazo fuerte a cada una,

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría verlas tan alegres haciendo memoria, compartiendo y tejiendo sueños. Lo que nos comunican nos ayuda también a quienes hemos vivido la experiencia a recordarla con alegría y agradecimiento. Gracias, hermanas, les acompañamos con nuestra oración y cariño, disfruten de este merecido descanso y que todo ayude a renovar nuestra apuesta por un mundo mejor con los valores del Reino. Que la ruta de Bonifacia y de Butiñá fortifique nuestros lazos de pertenencia al cuerpo congregacional con un Carisma de gran fuerza profética y transformadora.

    ResponderEliminar
  3. Estáis en tiempo de fiesta y la hondura de la fiesta depende de vosotras, de vuestro sueño, de vuestra riqueza, de vuestra relación con el que os ha llamado y le habéis permanecido fieles. Es la fiesta de la recogida del fruto y del cuidado del que está por venir. Es la fiesta del encuentro con vosotras, con la Congregación y con la Comunidad de Jesús, la Iglesia. Es el tiempo de despertar la ternura, de mirar con bondad, de unir lo que está roto, de agradecer a Dios tanta riqueza recibida y de agrandar la esperanza. En esta fiesta y en este tiempo está José, dispuesto a restauraros en su taller.
    Un abrazo
    Comunidad Mariñamansa

    ResponderEliminar
  4. Rosario Hernández15 de junio de 2018, 20:17

    Sois un grupo estupendo, cercano y acogedor, receptivo y profundo, con larga experiencia de vida y entrega como Siervas de san José. Ha sido una gracia teneros tan cerca. Seguid felices disfrutando de este tiempo de "oro", Rosario Hernández

    ResponderEliminar
  5. C-T Villaverde bajo (Madrid-España)18 de junio de 2018, 21:55

    Queridas hermanas, desde Villaverde estamos unidas a ese maravilloso grupo y compartimos vuestra alegría y vuestro gozo. Que sigais llenando el odre de vino nuevo para que luego compartan en sus comunidades.

    Buen viaje hacia Gerona y que nos tengan presentes ante nuestro fundador P. Butinyà. Nuestra oración y un abrazo

    Manuela, Basi, Isi y Conchita

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla esta experiencia!!! cargada de mucha vida, mucha historia, mucha entrega... mucho Nazaret VIVO y ACTUANDO a través de cada una en sus lugares de vida y misión...haciendo mucho bien y mostrando el rostro de Dios que vive cerca de cada persona a la que nos acercamos.
    Sigo el encuentro y me alegro de todo lo que están viviendo.
    Con mi oración y cariño.

    ResponderEliminar
  7. Zona Virgen de Lujan22 de junio de 2018, 16:08

    “Todo encuentro nos alegra y renueva”, que este tiempo sea para cada una, presentar al Señor lo vivido en estos años de su Consagración como ssj, y seguir entregando sus vidas a él en el Nazaret de cada día, renovando su sí y afianzando su entrega en Jesús. Cuenten con nuestras oraciones, sus Hermanas de la Zona Virgen de Lujan Argentina

    ResponderEliminar
  8. C-T Florida Oeste. Argentina23 de junio de 2018, 18:58

    Queridas hermanas desde Argentina nos unimos en la oración y la gratitud de tanto bien recibido y compartido. Gracias a cada una por ser rostro visible de Nazaret, gracias por su fidelidad, gracias por contagiar alegría y vida plena. Cariños
    Dolores, Rorario, Lili y Pilar

    ResponderEliminar
  9. Gracias por vuestras comunicaciones sencillas,profundas y llenas de VIDA y esperanza.Las leemos como Buena Noticia y disfrutamos con las fotos que nos mandáis recogiendo diferentes momentos del Encuentro.Unidas a cada una hacemos memoria agradecida de nuestras historias, compartimos Vida y seguimos tejiendo sueños desde la esencia de nuestra vocación como discípulas de Jesús al estilo de Nazaret como nuestros Fundadores.Unidas en el cariño y la oración.Vuestras hnas. de la Valenzana.

    ResponderEliminar
  10. C-T Coyhaique Chile24 de junio de 2018, 23:12

    Que alegría saber hermanas, del proceso que han llevado durante este tiempo, por medio de los escritos y mensajes que han enviado y poder ver también en imágenes, la alegría con la que lo están viviendo. ¡Bendita tecnología! más hermoso será, cuando cada una lo pueda contar en sus comunidades o zonas en directo. Que el tiempo que les queda sea el más kairológico. Seguiremos rezando, cada mañana, como lo hemos hecho hasta ahora, acompañándolas en este trayecto renovador, para que no dejen de crecer en Edad, Gracia y Sabiduría como Jesús en Nazaret. Un abrazo lleno de cariño de sus hermanas de Chile.

    ResponderEliminar
  11. Nos alegramos con este tiempo de Gracia y de generosidad por su vocación y entrega en la vida y misión en las realidades vividas. Desde Bolivia con cariño nos alegramos y les acompañamos. Cdad SSJ Bolivia.

    ResponderEliminar
  12. Estamos compartiendo estos días con Gregoria y Eufemia en las dos comunidades de Bolivia, y siempre las tenemos presente GRACIAS, por las comunicaciones, hemos disfrutado y alegrado.

    ResponderEliminar
  13. Mil gracias a todas y cada una, a las de cerca y a las que estan un poquito mas allá, a todas las hemos sentido muy cerquita, por la oración y el cariño expresado en saludos, llamadas, mensajes...dulces, galletas, recuerditos de las distintas tierritas. Dios les pague y todas juntas a seguir apostando por el Proyecto Congregacional,que nos identifica y hermana,cuidemoslo y hagámoslo fuerte desde la capacidad de cada una y la vivencia de las comunidades taller.

    ResponderEliminar
  14. Ya están finalizando, seguro que han proclamado muchas veces con el salmista "El Señor ha estado grande con nosotras! También nosotras agradecemos la posibilidad que hayan vivido esta experiencia. Deseamos que ahora al regresar a cada una de sus realidades nos contagien de esa gracia y fuerza recibidas. Un abrazo fuerte a cada una y...hasta muy pronto a algunas.

    ResponderEliminar