Compartiendo la experiencia de Bodas de Oro



TU PROVIDENCIA Y ME FE, MANTENDRÁN ESTA CASA EN PIE. 
SANTA BONIFACIA





Queridas hermanas: Estas palabras de nuestra fundadora, se me han venido a la memoria del corazón, al compartirles la experiencia del encuentro de Bodas de Oro.

Cuándo me llegó la invitación a participar del encuentro, caí en la cuenta de que estaba cerca de celebrar 50 años de SSJ... 50 AÑOS de fidelidad del Señor y de mi respuesta a su llamada, me llené de alegría, pensando en lo que se venía: tiempo de encuentro con hermanas, de hacer memoria histórica, oración, reflexión, celebración... ya empecé a disfrutar. 

Celebrando el compromiso como siervas de san Jose en la R.D. del Congo


Nos hemos acercado al norte de África






Como ya conocemos por la comunicación que hicimos desde el Equipo General, del 15 al 28 de julio he participado en un campo de trabajo en Melilla junto a otras religiosas y religiosos, en total nueve congregaciones, convocados por la Confer –a través de USPA- y cuyo objetivo era acercarnos a la realidad de los refugiados y la emigración, vivir una experiencia de intercongregacionalidad y apoyar el trabajo que durante todo el año realizan las congregaciones presentes en Melilla.

Formación de los Talleres Nazaret de Colina (Chile)





El martes 26 de junio de 2018, finalizó el 1º semestre de Formación de los Talleres Nazaret, en su modalidad de Computación, Repostería (dos grupos), Tejido y Técnicas Varias, Maninure y Moldaje. 

Compartiendo desde Kabondo- Dianda (Congo)



Queridas hermanas queremos compartirles los pequeños pasos que vamos dando en algunos de nuestros proyectos: Agro-ecológico y Promoción de la Mujer. 


En el mes de enero se inauguró la primera construcción, nos acompañaron las hermanas de Lubumbashi: Irene y Dolores Martín y la Comunidad Taller de Bukama, invitamos al Padre Alexis, Franciscano, para bendecir la construcción. Da Monnett con el apoyo de la Comunidad, pone toda la ilusión para que el proyecto salga adelante .

Encuentro Laic@s Josefin@s Villaverde Bajo (Madrid-España)



En la Parroquia de San Jaime Apóstol del barrio de Villaverde Bajo, estamos trabajando con un grupo de laic@s que desean conocer y vivir nuestra espiritualidad josefina. 

El día 2 de junio, este grupo, junta a catequistas, niños del coro y otros miembros de la parroquia de san Jaime, realizamos una peregrinación a Salamanca para seguir los pasos de nuestra madre Bonifacia. Conocimos la calle de Las Mazas, lugar donde nació; el primer taller de la calle Traviesa; pasmos por La Clerecía que es donde conocieron, Bonifacia y su madre, al padre Butiñá, quien motivó a Bonifacia para dar inicio a nuestra congragación de las Siervas de san José. En este itinerario nos acompañó Antonia Curto, hermana de la comunidad del barrio de Buenos Aires de Salamanca 

También estuvimos en la casa de santa Teresa, donde Vicenta Mateos de la misma comunidad que nos recibió, explicó las experiencias vividas por la madre Bonifacia y su comunidad. En la capilla de esta casa-taller celebramos la Eucaristía oficiada por nuestro párroco Francisco Mora. 

Luego, en el seminario de Calatrava, compartimos un fraternal almuerzo. Después de comer un grupo se acercó a la Catedral para conocer el baptisterio donde fue bautizada nuestra fundadora, mientras otro grupo fue a la Plaza Mayor de Salamanca teniendo unos momentos de tiempo libre. 

El día 6 de Junio, fecha en la que celebramos el nacimiento de nuestra fundadora, el grupo de laicos josefinos celebró una Eucaristía en la Parroquia de san Jaime, donde renovaron su compromiso para seguir conociendo y viviendo los valores de nuestra espiritualidad.


I Encuentro de Equipos Directivos- Salamanca (España)



Encuentro del Papa Francisco con los pueblos indígenas de la Amazonía

Francisco: "Nunca los pueblos originarios estuvieron tan amenazados"Los pueblos originarios: "Reivindicamos nuestra tierras frente a los foráneos que insisten en quitárnoslas"

Con emoción quiero compartir algo de lo que viví en Puerto Maldonado donde viajé con una delegación de unas 40 personas entre awajún wampis y laicos y misioneros para el encuentro con el Papa Francisco. Los Pueblos Indígenas de la Amazonía sabían muy bien a qué iban y llegaron a Puerto Maldonado con las respuestas a dos preguntas que ya habían reflexionado y trabajado en sus respectivos Vicariatos:

¿Qué le preocupa a tu pueblo?

¿Qué esperas de la Iglesia?



Se han escrito ya muchas crónicas sobre lo que el Papa dijo a los pueblos indígenas con los que se encontró en el Coliseo Madre de Dios, pero ellos también tuvieron oportunidad de hablarle y de eso se trataba, de que se escuchara sus voces y de que pudieran visibilizar sus ricas culturas. Palabras, imágenes, gestos de vida... 

El Coliseo de Puerto Maldonado fue escenario de un precioso mosaico de trajes, plumas, pinturas en las caras y el cuerpo de hombres y mujeres que, orgullosos, sacaron sus mejores galas, aquello que les identifica y distingue como pueblo. Si durante años han sido vejados y aun hoy son motivo de burla por sus costumbres, en el encuentro con Francisco quisieron mostrarse al mundo tal y como son: fruto de tradiciones ancestrales, fuente de sabiduría y conocimiento de la tierra y el cielo. En el Coliseo, le quisieron decir al Papa que están allí y que forman parte de este mundo y que son también hijos de la Iglesia y que tienen mucho que decir y aportar a toda la humanidad, "Los pueblos de la Amazonía les queremos decir: todos cuidemos y protejamos nuestra tierra para vivir en armonía".



En el encuentro organizado por REPAM (Red Eclesial Panamazónica), el día anterior al encuentro con el Papa Francisco, el joven Apu que representaba a los Awajun y Wampis dijo lo siguiente:

“El territorio es más importante que la VIDA, porque sin territorio no hay VIDA”


Por eso es tan importante la DEFENSA DEL TERRITORIO. Lo dijeron todos, en las diversas lenguas y desde sus distintas historias.

El grave conflicto socio-ambiental conocido como BAGUAZO, ocurrió por el enfrentamiento de los Pueblos Awajun y Wampis con el Estado para defender su territorio amenazado por las concesiones a favor de las empresas extractivas.

Santiago Manuin Valera es hoy un discapacitado por la bala que se paseó por su intestino en el enfrentamiento de la “Curva del Diablo”. Él es uno de los 53 inocentes procesados que tuvieron que afrontar un largo y penoso juicio que felizmente culminó en absolución para todos en la Primera Instancia. Ahora estamos a la espera de que La Corte Suprema ratifique esta sentencia justa.



LOS DERRAMES DEL PETRÓLEO. Terribles desastres ambientales que envenenan los grandes ríos de la Amazonía.

El Papa Francisco conoce estos dos problemas que les preocupan a los pueblos Awajun y Wampis.

Recordemos que la REPAM tuvo una Audiencia pública ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y presentó SEIS CASOS emblemáticos de abusos contra los territorios indígenas por las industrias extractivas. Uno de estos casos fue EL BAGUAZO. Sabemos que el Papa sigue de cerca los propósitos de la REPAM.



Santiago Manuin le dijo: Papa Francisco, tenemos graves problemas, por favor apóyenos.

Papa Francisco rece por mí. El Papa le impuso las manos sobre la cabezo y oró por un tiempo bastante prolongado. Se hizo un silencio total en el Coliseo; a algunos de nosotros se nos saltaron las lágrimas.

A continuación, Santiago le puso los adornos propios de la cultura. Los Awajun y Wampis aplaudían con mucho entusiasmo y emoción. Cuando terminó todo y nos íbamos caminando hacia el alojamiento comentaban:


“El Papa es Awajun”
“Le pusimos al Papa nuestros adornos”.

¿Qué se han llevado los Awajun y Wampis de este encuentro con Francisco?



Ese Coliseo multicolor le hablaba al Papa de comunión, la comunión entre las distintas etnias, y su unidad será lo que les haga fuertes frente a los intentos por arrebatarles sus tierras.

El mismo Francisco lo reconocía en su discurso jugando con el nombre de esta región Madre de Dios: "No están huérfanos, tienen Madre y donde hay madre hay hermanos y hay familia".

También con su alegría hablaron al Papa. O mejor, le cantaron, y le bailaron en un sinfín de coreografías vistosas y músicas llenas de fuerza. Esa alegría habla de un pueblo que, a pesar de los sufrimientos por los que ha pasado a lo largo de su historia, no ha perdido la esperanza en un futuro mejor.

Un día antes de venir el Papa, tuvimos la oportunidad de acudir al río a recibir a los indígenas que venían a ver al Papa. De una de las canoas bajaba un hombre de 99 años que había conocido a los primeros misioneros. La alegría de este hombre, que a duras penas podía caminar, por ver al Papa, es la imagen viva del gozo con el que se ha vivido el encuentro, lo que ha supuesto para estas gentes la llegada del Papa, como signo de esperanza, que ha deseado expresamente visitarles a ellos, en el último rincón de la tierra, durante años los olvidados del mundo.

LOS GESTOS

Es verdad que aplaudimos mucho el discurso; reconocemos que es un PRONUNCIAMIENTO a favor de los pueblos amazónicos. Pero la ternura del abrazo, la acogida de las ofrendas, la escucha de los gritos y la plegaria que contagia esperanza se quedarán por siempre en el corazón de Santiago y de toda la delegación Awajun y Wampis.

En Puerto Maldonado hubo dos encuentros masivos con el Papa; el primero en el Coliseo con los Pueblos Indígenas y el segundo en la explanada de una institución educativa con toda la población.



También visitó el Hogar “El Principito” que acoge a niños que no tienen familia, y como hay cosas que solo se pueden decir y contar en la cercanía y en la intimidad, el Papa también pudo escuchar a nueve representantes indígenas en el ambiente más familiar del almuerzo en el Centro Pastoral Apaktone. Pero lo que ahí se dijo queda entre el Papa y los indígenas. 

Cuando Luzmila llegó al alojamiento donde estábamos era impresionante ver su emoción. Como si no pudiera creer lo que vivió.

Le preguntamos qué hizo el Papa en el almuerzo y nos dijo que escuchaba lo que cada uno le decía. 

La participación era en base a las dos preguntas: 

¿Qué le preocupa a tu pueblo?

¿Qué esperas de la Iglesia?

El Papa le decía a Monseñor David Martínez, también presente en el almuerzo: apunta.

Me impresiona la foto de este momento. Luzmila se pegó al Papa todo lo que pudo y lo mismo hicieron los demás. Tocar al Papa, el roce, el abrazo… como Jesús que se dejaba tocar…

La primera reunión de preparación del Sínodo Amazónico se llevó a cabo ese mismo día, tal como lo anunció el Francisco en su discurso. Un comienzo muy significativo.

¿Qué podemos aprender de esta forma de relacionarse Francisco con los indígenas amazónicos?

¿Qué notas tomó Mons. David en el almuerzo con los ocho representantes de los Pueblos Indígenas?

Ojalá que este gran acontecimiento eclesial que será el Sínodo de la Amazonía esté atravesado por las dos preguntas:

¿Qué le preocupa a tu pueblo?

¿Qué esperas de la Iglesia?

También será importante que se pueda aterrizar la Encíclica Laudato Si en todas las iglesias de la Amazonía, para que llegue a ser "una Iglesia con rostro amazónico, una Iglesia con rostro indígena". 

Carmen Gómez Calleja