Encuentro Intercomunitario en Salamanca







ENCUENTRO INTERCOMUNITARIO DE LA ZONA DE CASTILLA Y LEON
EN SALAMANCA


Comunidades: Madres Mayores de Salamanca, Barrio Buenos Aires y Avenida Real- León.
                                                                            7 de diciembre de 2015


Por fin llegó el día en el que pudimos reunirnos; las gripes y el tiempo nos  impidieron  hacerlo cuando lo teníamos señalado.

El seis por la noche llegaron nuestras hermanas valientes de León, las recibimos con alegría, los saludos efusivos correspondientes dado que   hacía años que no nos veíamos y los recuerdos brotaban con facilidad.

Como las Madres Mayores no iban a poder participar en esta convivencia, acordamos que el primer acto  fuera también con ellas.

El día 7, a las once, en la sala de la comunidad de MM. Mayores estábamos preparadas para comenzar, 34 hermanas. Deseábamos que todas, de alguna manera, participáramos.

María de los Ángeles González inició el encuentro motivándonos y animándonos a compartir la memoria de nuestra historia vocacional, (estos encuentros fueron programados en la reunión de las coordinadoras de zona para conocernos y relacionarnos más entre las distintas comunidades de la zona)

A continuación tuvimos  la oración preparada por Antonia Curto. En la monición inicial agradecíamos el encuentro de las tres comunidades por la vocación como Siervas de S. José y recordamos a las hermanas que no habían podido estar presentes, diciendo sus nombres.

La lectura de la Palabra, Mc, 1-16-20: la llamada, el seguimiento, la elección, el ven y sígueme, convocó a los que Él quiso para que estuvieran con Él.

A continuación el grupo de 15, nos fuimos a la Casa de Espiritualidad para seguir la tarea. Nos dieron el guión de trabajo y la constitución de los grupos y  pasamos a la reflexión y oración personal.

Después de la oración y reflexión personal, nos fuimos  a los grupos, de cinco o de seis personas cada uno, por lo que nos dio tiempo para expresarnos y compartir nuestra historia vocacional, que fue muy rica,  sencilla, de acogida y escucha atenta. Salimos muy contentas, fue un momento de gracia.

Tuvimos la comida y el descanso, reparamos fuerzas.

Llegó la hora de la asamblea, la coordinadora de grupo explicó a modo de síntesis lo vivido en el grupo, pero de nuevo cada hermana tuvo la oportunidad
de expresarse  por  lo cual  salieron más sentimientos y vivencias a flote. Hicimos énfasis de lo vivido en el  pequeño grupo y manifestamos coincidencias en cómo desde nuestra niñez y adolescencia habíamos sido cogidas por El y por cosas muy sencillas.

Nos habían ayudado las mediaciones: convivencias, Ejercicios espirituales, la Palabra de Dios, los confesores, el testimonio de las religiosas con su servicio y entrega, mostrando un talante alegre. Todo lo cual agradecíamos, así como  a la Congregación que nos había ayudado con los procesos de formación en las diferentes etapas y también la vida apostólica que habíamos vivido.

La oración de la tarde, preparada por Amalia Fernández, nos valió para recoger todo lo vivido en el día y de acción de gracias.

Terminamos con la merienda cena y sorpresas. Despedimos a las hermanas de León agradeciendo su presencia  y esfuerzo.

EL SEÑOR HA ESTADO GRANDE CON NOSOTRAS Y ESTAMOS ALEGRES. ÉL HA HECHO COSAS GRANDES EN NOSOTRAS, DEMOSLE GRACIAS.



                                    Jacinta Sánchez, ssj

1 comentario:

  1. Qué bueno ver a las hermanas reunidas. Buen tema para compartir nuestra común vocación.Unidas en el cariño y la alegría de la llamada a ser SSJ

    ResponderEliminar