Bodas de oro de María Burrieza



El día 2 de Abril en el esplendor de la Pascua del Señor, en la capilla del Colegio de Salamanca, adornada con flores que rodeaban el Cirio Pascual y junto al sepulcro de nuestra Fundadora, santa Bonifacia, celebró las Bodas de Oro María Burrieza.

Susana de Andrés, en la monición de entrada recogió de manera entrañable rasgos y actitudes del camino de estos 50 años de María.

En este día junto a su comunidad, familiares, siervas de San José y amigos, hizo memoria de la llamada que Jesús Resucitado le hizo a seguirle y anunciar el Evangelio. Al mismo tiempo agradecimos al Señor la posibilidad que tuvo de sembrar en tantos jóvenes, de varias generaciones, las semillas de Nazaret, la lealtad, la humildad y la solidaridad que fructificaría en cristianos adultos capaces de ser testigos del Resucitado en su vida profesional y ordinaría.


Celebró la Eucaristía un sacerdote amigo, párroco de la Purísima, Poli, que desde el cariñó glosó el Evangelio de María Magdalena y cómo el Resucitado llama a María y a todos por nuestro nombre, al mismo tiempo que exhortó a ser testigos del Resucitado desde una vida de fe, entregada, alegre y trasparente.

En el ofertorio, el escudo de la Congregación, dos lámparas y el pan y el vino quisieron significar la entrega de María a Jesús como Sierva de san José durante estos 50 años.

La música contribuyó a crear un clima de oración, alegría y belleza con canciones que aludían a la entrega y predilección del Señor por María.

Al finalizar la Eucaristía, agradeció el paso de Dios por su vida y la presencia y cariño de todos los presentes.



A continuación, se ofreció un vino español a los asistentes en un clima de amistad y cariño entre todos.







Así celebramos con gozo la alianza de fidelidad de Dios con María durante cincuenta años, viviendo un día lleno de amistad, alegría y cariño. 


Adela de Cáceres, ssj

1 comentario:

  1. Gracias María por tus 50 años ! Desde Bogotá en donde estoy ahora, un abrazo y el deseo que el sabor pascual de la Celebración siga alentado tu ser y hacer. Con cariño

    ResponderEliminar