Veraneando con Jesús





El verano es especialmente esperado por adolescentes y jóvenes para disfrutar, hacer amigos y vivir experiencias que marquen su vida. Las Siervas de San José desde hace varios años vivimos intensamente estos dos meses de vacaciones escolares, organizando y animando convivencias juveniles. Nuestras comunidades se movilizan para acoger en casa a muchach@s que desean hacer camino de profundización en la fe, también para divertirse sanamente y aprender cosas que les ayuden a crecer. 




Del 7 al 9 de julio las hermanas de Jarahueca acogieron a un grupo de adolescentes de la zona pastoral de Yaguajay, en la que la comunidad está ubicada y colabora. Midiala nos cuenta la experiencia: 

“Recibimos con mucha alegría a los 14 adolescentes que respondieron a nuestra invitación. Animamos la convivencia Rainer, joven de la comunidad de Itabo, Josefina y Diana voluntarias del Taller de Solidaridad (Tds) que acababan de llegar a Cuba y tres hermanas: María Isabel, Consuelo y Midiala. 

El primer día estuvo dedicado al tema “Jesús el gran tesoro de mi vida” reflexionando sobre la vida de Jesús y lo que a nuestra vida aporta. El segundo día, tomando la frase de la Madre Bonifacia: “Anda buscando Jesús quien le ame (…) quien le siga” centramos nuestra reflexión en el seguimiento de Jesús. 



A los muchachos les gustó mucho escribir una carta a Jesús que cada uno puso dentro de una cajita que previamente confeccionó. Terminamos la convivencia el lunes con una rica excursión a la ciudad y a la playa de Trinidad.” 





La propuesta ofrecida este verano por el equipo de Pastoral Juvenil Vocacional de la Zona para los jóvenes con los que vamos haciendo camino, tubo como telón de fondo el trabajo, la fe y el amor. Los primeros en vivirla fueron 11 jóvenes de Santa Clara y Placetas que participaron de las convivencias del 2 al 6 de agosto en Miramar, La Habana (Hogar de Ancianas). 

Animaron este encuentro Yania (Laica Josefina) Esther y Maria Isabel (SSJ). La comunidad-taller de Miramar como siempre, se dispuso, facilitó y colaboró con la convivencia. 

El trabajo, la motivación para vivirlo desde la persona y propuesta de Jesús de Nazaret, la relación con las abuelas, los trabajadores, las hermanas y entre los jóvenes, los espacios de oración y reflexión, las dinámicas, el taller manual, los paseos y las divertidas noches de recreo dieron color y vida a estos días dedicados a ahondar en el seguimiento de Jesús. 

En la evaluación los jóvenes expresaron: 

“Nos ayudó el compartir en los grupos de vida, dedicarnos a las abuelas y poder ayudar a tod@s los que nos necesitaran. (…) Agradecemos a todas las SSJ y a las personas que hicieron posible esta convivencia; la acogida, el transporte ofrecido, el alojamiento y la comida. ¡¡¡Gracias por todo!!!” 




Al día siguiente la comunidad-taller de Santa Clara comenzaba la convivencia con otros jóvenes de Santa Clara, Remedios y de Iguará (Sancti Spíritus). Ana Elena, que junto a Sara y Lisvany (joven del equipo de PJV de la Zona) animó la convivencia nos comparte: 



“Entre todos durante cuatro días, garantizamos espacios de reflexión y oración, de trabajo compartido, juego y diversión, estancia agradable y una rica comida (…) Ciertamente esta experiencia requiere de mucho esfuerzo y amor, pero no nos deja desanimadas, sino contentas y con ganas de poder seguir abiertas para ofrecer los regalos que nuestro buen Dios nos da…” 


Del 13 al 16 de agosto, nuevamente en Miramar, un grupo de jóvenes entre 15 y 18 años de Jarahueca y Sancti Spíritus participaron de nuestras convivencias. Los acompañaron Midiala y Yaquelín (SSJ). 

En ambiente de confianza reflexionaron sobre su realidad personal, la de los jóvenes de hoy y la propuesta de Jesús de Nazaret. Dedicaron las tardes a los talleres de manualidades y a visitar lugares de La Habana. El último día ofrecieron a las abuelas, trabajadores y hermanas un pequeño llavero como muestra de agradecimiento por todo lo vivido en estos días. 

Los jóvenes destacaron como provechoso el profundizar en la persona de Jesús, los talleres y la relación entre tod@s. 


 
A Dios esta oportunidad que nos ofrece de trabajar con jóvenes. La disponibilidad y colaboración de cada hermana de la Zona para vivir estos encuentros de verano. A Josefina y Diana, voluntarias de TdeS, agradecemos su paso por nuestra tierra y por cada comunidad, su apoyo en las obras, encuentros y convivencias, el cariño y las experiencias compartidas. A los jóvenes por responder con su riqueza a nuestras propuestas, el acercarnos a su realidad y sensibilidad, el regalarnos la frescura de la llamada de Jesús a su generación y el impulsarnos a seguir apostando por el Reino. 

A ellos les seguiremos entregando nuestro cariño, aceptación y acogida, compartiendo nuestro espacio vital y brindando lo más valioso que tenemos: Jesús, en Nazaret. Junt@s iremos tejiendo la actualización de los valores de Nazaret. 


Siervas de San Jose. 

Agosto de 2018.Cuba


Comentarios

  1. Felicitaciones, queridas hermanas de la zona de Cuba, por visibilizar con tanto entusiasmo y cariño el acompañamiento que hacen a los adolescentes y jóvenes para que conozcan y amen a Jesús. Me encanta esa integración de las abuelas y trabajadores de Miramar porque veo que causa un impacto vivencial en los y las jóvenes... Vamos construyendo un mundo distinto, vamos arrancando la piedra que hay en los corazones, como dice el canto. Gracias, hermanas por esta experiencia de verano en Cuba que nos inspira y alienta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maria Pia por tus palabras y tu apreciación. Ciertamente estamos muy agradecida deltrabajo con estos jovenes y adolescentes y de tener a nuestras comunidades y plataformas para poder vivir estas experiencias de acompañamiento. Gracias. Y dale, por favor de nuestra parte a todas nuestras hermanas de Perú y Bolivia nuestro recuerdo y cariño. Para ti y para todas nuestro abrazo.
    Desde Cuba.
    María Isabel SSJ

    ResponderEliminar
  3. Que bueno sentir y descubrir, que nuestra vida se abre y se comparte con adolescentes y jóvenes. Todo un desafío!que siga siendo compromiso, no podemos dejar de plantear, como dice Maria Pía, que estamos planteando una manera nueva de vivir, Unida a su misión

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué experiencia tan bonita con preadolescentes y jóvenes!. Gracias por compartirla.
    Me gusta cómo la habéis organizado, desde la implicación de las comunidades y dando participación a laicos y a TdS. ¡Ánimo y adelante en el acompañamiento de esos grupos!

    ResponderEliminar
  5. Gracias hermanas por hacernos partícipes de tanta vida. Me da mucha alegría verlas trabajar unidas a los laicos compartiendo nuestra espiritualidad. He visto rostros conocidos y jóvenes a los que acompañamos y contagiamos de vida en Nazaret. Un abrazo y ánimo, les acompaño con mi oración y cariño.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario