Ir al contenido principal

Compartiendo desde el juniorado internacional (Medellin-Colombia)


“Que tus raíces estén tan profundas en Dios, 
que nada ni nadie te sacuda”. 

Ha finalizado el año 2020, un año diferente, marcado por el Covid 19, la visualización y el recrudecimiento de otras muchas “pandemias” que se gestan en el día a día en nuestros entornos. Un año que ha suscitado multitud de sentimientos, interrogantes, temores, certezas…, pero un año en que también, Dios ha estado presente acompañando, sosteniendo, animando, hablando. Doce meses de vida en abundancia, de crecimientos, de aprendizajes, que queremos recoger y compartirles.

Si tomamos la imagen de la vid, este es tiempo de contemplar y acoger la cosecha, de disfrutar de nuestro trabajo y saborear el fruto que hoy en nuestras manos tenemos. Por ello, como Comunidad de Juniorado Congregacional, agradecemos este tiempo de convivencia fraterna, el haber podido aprender unas de otras, de las distintas culturas, de la riqueza de cada una, y el inculturarnos en esta tierra colombiana con su gente sencilla y acogedora, sus arepas, su “tinto”, su agua panela. 

Durante este tiempo hemos procurado el cuidado de unas por otras, apoyándonos y sosteniéndonos en la esperanza, viviendo de manera creativa y saludable. Hacer Shibashi para orar y entrar en contacto con nuestro cuerpo al iniciar el día ha significado para nosotras una experiencia enriquecedora. 

Hemos aprendido que la vida es un regalo maravilloso, que  cada persona es un misterio y que el Señor nos invita a crecer en relación, a descubrirnos parte de este todo que llamamos Universo-Creación, el cual debemos cuidar. Hemos aprendido a amar y valorar lo que somos, lo que tenemos, nuestro tiempo, nuestro momento. 

En este 2020 como parte de nuestra formación hemos vivido la experiencia de estudiar en una universidad católica, pero con corazón ecuménico. Los estudios de Teología han cuestionado nuestra fe y nuestra manera de expresarla, fortaleciendo nuestra vocación y la imagen del Dios de Jesús. El poder compartir de manera presencial o virtual con religiosos/as de otras congregaciones, jóvenes católicos, jóvenes de otras Iglesias o incluso no practicantes, fue un paso y una puerta abierta al diálogo y al respeto mutuo.

Evangelizar a través de los medios de comunicación supuso un gran desafío que nos llevó a ser muy creativas para trasmitir el mensaje y despertar la fe en niños y jóvenes. Disfrutando al final del año del gozo de ver hecho realidad el deseo de los niños con su Primera Comunión y los jóvenes con su Confirmación. 

Es cierto que la pandemia frenó nuestro acercamiento a los hogares del barrio y la visita a los mismos, más no impidió que conociéramos muchos rostros que con nombres propios y realidades fuertes llegaron a nuestra puerta pidiendo ayuda de diversos tipos, haciéndonos partícipes de su historia de vida. 

Nuestros valores carismáticos de solidaridad e identificación con Jesús obrero y el mundo trabajador pobre se han fortalecido cuestionando nuestra manera de vivir y de relacionarnos con otros. Que en este año dedicado a San José: padre que enseña el valor, la dignidad y la alegría del trabajo, sea para nosotras, tiempo propicio de contemplarlo y aprender a vivir a su estilo. 

También queremos agradecer la cercanía y el cariño de las hermanas de las distintas zonas y provincias de la congregación que durante el año que terminó se hicieron presente de diversas maneras animándonos y sosteniéndonos. 

Llegado el 2021, el Señor nos regala un nuevo año cargado de retos, sueños, esperanzas... Y para estrenarlo, desde el día 5, nuestra Comunidad Taller se enriquece con la presencia de Katherine Rodríguez, juniora de la Zona de Colombia, que formaba parte de la Comunidad de Bosques en Bogotá, a quien acogemos con mucha alegría e ilusión. (En la foto falta Cecilia Belleza que está de vacaciones en Filipinas). 

Crece la familia comunitaria y la disponibilidad para seguir confiadas en la fidelidad del Señor que nos sigue llamando a trabajar y hacer presente Nazaret.

El día 10 de enero, aniversario del nacimiento de nuestra Congregación, recordamos y agradecemos la vida nuestras primeras hermanas. Celebraremos en unión a todas, con la alegría de sabernos portadoras y cuidadoras de la luz que Bonifacia encendió hace 147 años. Ese día acompañaremos a María del Pilar Meneses en su renovación de votos y luego nos disponemos a vivir nuestros Ejercicios Espirituales. Desde ya, les pedimos su oración.

Que el Dios de la vida que se encarna y se nos muestra en lo cotidiano, nos siga guiando a cada una de nosotras sus hijas amadas. Que a imitación de nuestros Fundadores estemos atentas a su Palabra, dóciles al llamado y disponibles para acoger sus proyectos. 
Un abrazo fraterno
Katherine, Cecile, Nicole, Nadine, Mª del Pilar, Yen, Mabel, Wilma, Mª Josefa
Hermanas del Juniorado Congregacional

Comentarios

  1. Nice to hear from all of you, prayers promised as you go through your retreat. May Jesus whom you encounter ignite the fire within.

    ResponderEliminar
  2. Thank you very much Sisters for sharing your experiences and reflections and also pictures of your formation during these moments of the pandemic. Inspiring and enriching! May the New Year continue bringing to you blessings, learnings, joy, depth of faith and sisterly relations! We are one with all of you in Jesus, Mary and most specially our beloved patron St. Joseph during this year dedicated to him.
    CT ILOILO FILIPINAS

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por esta bella comunicación. Llena de VIDA y contagiosamente llena de gizo y esperanza. Las seguimos acompañando con nuestro cariño y oración. CT Lugo - Estación

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

In memoriam Concepción Grande Fernández, ssj

Nuestra querida Conce, nació el 02 de agosto de 1,941 en Parderrubias, Ourense, España. Sus hermanas Bernardina y Ángela son, como ella, Siervas de San José. Hizo su Profesión el 03 de octubre de 1,960 y al año siguiente vino a Perú hasta hoy, 27 de febrero de 2021 en que se durmió en el Señor. En las comunidades donde vivió: Tingo María, Pucará, Urcos, San Germán, Pedro D’Onofrio, Colegio de Breña y  la Casa Provincial; desbordó siempre de cariño y buen hacer con relaciones humanas entrañables. Alegre y cercana, escuchaba, se hacía querer de las niñas, jóvenes, familias. En las casas de formación aportaba su presencia de carisma vivo, de simplicidad en la vida cotidiana, a la manera de Jesús, María y José en Nazaret. El 29 de enero de 2010 celebró en Breña, Lima, las Bodas de Oro: “Memoria agradecida… compromiso renovado” fue el lema de la celebración; unas manos sosteniendo tierra y una planta, el símbolo de su vida entregada con paz y en ofrenda de sí. 

Despedida de Teresa Rubido que regresa a España después de 43 años vividos en la Misión de Chiriaco

  En la Comunidad de la Casa Provincial de Lima, el día 6 de junio de este año 2021 fue un día muy significativo para todas nosotras en el Perú. Significativo no sólo por ser el 184 aniversario del nacimiento de nuestra fundadora, sino además, por ser el día de las segundas elecciones presidenciales en nuestro país, en un contexto de crisis sanitaria y de preocupante polarización política. En este contexto, nos reunimos en una oración de agradecimiento por la vida de nuestra hermana Teresa Rubido, que regresa a España después de 43 años vividos en la Misión de Chiriaco como misionera. La Misión de Chiriaco, está situada en la Comunidad nativa aguaruna de Wachapea. En esta misión estamos las SSJ desde hace 52 años acompañando al pueblo awajún en sus luchas y esperanzas. En el Colegio San José - Fe y Alegría 62 y Residencia (Internado) viven y estudian unos 500 niños, niñas y adolescentes de las etnias awajún y wampis provenientes de los 5 grandes ríos de la Amazonía peruana. El acompañ

Proyectos en Kabondo-DIanda (RD Congo)

Un saludo desde Kabondo Dianda, para compartirles algunos de uestro proyectos: El proyecto Agro-ecologico, en Kalay, en el pueblo de Kabondo Dianda, va dando sus frutos, sobre todo la reproducción de cerdos y la producción de maíz y mandioca. Para la marcha de dicho proyecto contamos con el apoyo del Taller de Solidaridad. El pequeño tractor se dirige a Kalay transportando materiales para la construcción de la granja de cerdos y aves. Monnett Joson, directora del proyecto Agro-Ecológico Hace poco nacieron 36 pequeños cerdos Los cerdos en su nueva habitación En la comunidad-Taller de Kabondo Dianda, también tenemos una pequeña granja de aves , conejos, cuyes y cabras; con las cabras se comenzó el año pasado se comenzó el año pasado. Lugar donde duermen las cabras, dentro de nuestra parcela. Familia Josefina . La Comunidad Taller de Kabondo Dianda, se reúne cada lunes con los Laicos Josefinos para compartir temas de actualidad y de nuestra espiritualidad y en la foto adjunta, est